Follow by Email

martes, 11 de diciembre de 2012

Piso cristales rosas


Y para vosotras desde mí... pasado. 



Mi nombre en tu pensamiento, Puta.

Jabón con olor a miedo limpia mi cara.

A chantaje sabe mi café.

Haces la ficción vida.

Piso cristales rosas.

Princesa de la mayor cárcel.

Mi almohada me da la razón que me robas.

La multitud me convierte en burro manso.

Desconocidos en tu pensamiento, actores protagonistas.

Yo sé tus apellidos mientras das tu apodo a las demás.

Pena siento de las futuras princesas.

Desear un puño es mi gota.

Ahorro mi autoestima en mi cerdito de barro.

Mi tiempo.

Besos a cuatro patadas.

Sentada en mis sueños descanso.

Embarazada estoy de un sentimiento.

Que bautizare con Olvido.

miércoles, 11 de julio de 2012

En busca de la Ponti Perdida...

Pues así de claro, en busca de la "Ponti" perdida, en busca de mi esencia de mi yo real...

Me siento como una cría con veintiocho años, recuerdo cuando tenía catorce pensaba que me comería el mundo, pensaba que con mi edad ya estaría casada y tendría un huevito, redondete y rosado, y por si fuera poco sería el bebé más guapo del mundo, que ridiculez, que típico todo, y que poco sabía yo dé la vida...

Ahora tengo pareja y estoy enamoradísima, y quiero casarme y quiero mi hüevito, pero después de eso ¿qué? Cuál será el problema, me hubiera encantado que alguien me diera una colleja y me dijera que dejase de soñar en esos tópicos que dejase de perseguir ese sueño Disney...  Que las cosas no son así...

Que las cosas, son como son, que no iba a ser feliz casada, ni con un bebé ni siquiera con el piso impoluto...

Me pregunto que quiero, y, es realmente difícil, quisiera pintar, pero nunca tengo tiempo, espacio, material; talento... no pinto...

Quisiera tocar la guitarra, pero tiene muchas cuerdas, y mis manos no se coordinan, no tengo oído, y no tengo perseverancia... no toco...
Quisiera bailar como Shakira, pero me siento ridícula en el espejo, me da vergüenza ir a clases de baile, porque me siento ridícula intentando aprender algo que no se me dio de la cuna, pero a Shakira sí... (gilipolleces) conclusión, no bailo...

Odio la celulitis pero me encanta el chocolate, el café con leche mm, todo lo salado y crujiente, y no me gusta hacer ejercicio... Conclusión; me encanta mi culo celulítico.

!Quisiera ser la más simpática! Pero me pongo nerviosa, la gente me intimida, y me importa muchísimo lo que piensan los demás... Por no molestar no digo, y cuando digo me paso.

Bueno esos son las cosas que quiero, y jamás haré, o quizás si quien sabe ... Puede que encuentre  un lienzo virgen detrás de la nevera con un set de oleo perfectamente nuevo con instrucciones que entienda y de regalo un kit de talento con extra de ganas y comienzo a pintar y me sorprendo porque me hace sentir bien hacer algo que quise siempre...

O quizás paseando el perro o tomando un cafecito con leche encuentro por casualidad una guitarra que brilla reluciente al lado del contenedor, abandonada y pidiendo a gritos que me la lleve a casa, y de camino porque no, me encuentro con un ser encantador con una sonrisa "Profident" y me dice "Tengo un truco para tocar la guitarra" y yo le pregunto ¿Cuál? Y él me dice, "Para aprender hay que dar un primer paso, y luego dar otro... hasta dejar de caerse" Y tú piensas, porque no... y tus manos tocan  una cuerda, y luego otra... y te das cuenta una vez más que te hace sentir bien ese sonido raro, nuevo e ingenuo que sale de tu guitarra abandonada.

Y un día cualquiera porque no, cocinando en tu piso no tan impoluto como quisieras, se te cae lo que crees que es una cucaracha en la cintura y empiezas a moverte histérica, y caes en cuenta de que no es una cucaracha, sólo es un poco de puré de patatas del mismo que estás mareando en la olla y te hace reír de ti misma, de tu histerismo y de repente escuchas en tu cabecilla loca una canción que te gusta, y empiezas a moverte sola, y vas limando ese movimiento y te das cuenta de que no eres sakira de que eres tu, bailando sola en la cocina y te hace sentir feliz, sexy y que no necesitas ser quien no eres ni hacer lo que otros hacen TAN bien para hacerlo tu, NO TAN BIEN, pero hacerlo que es lo que TE HACE FELIZ...

Lo de la celulitis no tiene arreglo, asumiremos todas que es genético, o, que el precio a pagar es altísimo..! Yo nunca jamás (Nunca digas "nunca jamás" Ya...) dejare de comer CHOCOLATE!!! (OPINIÓN PERSONAL)

Hay una frase que dijo una mujer, una mujer no muy grata en mi opinión hasta que supe lo que dijo, y dice así "la felicidad es un segundo entre una putadita y otra" que razón tiene...

Esa frase me hizo pensar mucho, nadie es lo que parece, somos lo que somos, lo que queremos ser, y realmente hacemos lo que queremos, si quieres bailar, lo haces; si quieres aprender a pintar apuntas a clases o en casa, si quieres que se mueran las plantas las dejas  de regar, y sí, así es con todo...

Nadie me advirtió de que la vida no era otra cosa que buscar, en la vida misma, en los errores, creo en mi humilde opinión, que ahí está el secreto, en cada error hay una lección finita, que no debemos que no podemos dejar ir.

Yo me he equivocado mucho en la vida, no he parado de quejarme una detrás de otra, y luego cuando estás en la cama sola, pensando en tus cosas, te das cuenta de que todo lo que tienes es por ti, y lo que no tienes también es por ti y lo que no sabes es porque no has querido saberlo, y de repente dejas de echar pelotas fuera, a mi personal mente me han dado un mazazo en toda la cara, me han echado un cubo de agua fría en toda la frente y me han dicho !TÍA ESPABILA! Y bueno voy a ir paso a paso, piano-piano.

viernes, 16 de marzo de 2012

Celos ¿yo? ¬¬

Negar la evidencia, nos pasamos la vida negando las cosas, negando los celos que sentimos, negando que tenemos la culpa y escondemos la cabeza esperando que nos den una palmadita en el culo... y al día siguiente todo arreglado...

Toda la vida un tira y afloja continúo y persistente, en definitiva todo !teatro!
Estoy aquí en casa, sonriendo, pensando que cuando llegué mi novio a casa se reirá, voy a daros una confidencia.

Soy una celosa...

El otro día estuve toda la mañana cabreadísima, con un montón de fantasmas en la cabeza, la conclusión es la siguiente, me plantee una pregunta...

¿Qué es lo que me enfurece tanto?

Sencillo, fácil, odio quedar como una tonta que no se entera de nada...

Se de  sobras que por nada del mundo evitare si mi novio quiere ponerme la cornamenta, lo hará...

Entonces...

¿Por qué me tiro piedras en mi tejado?

¿Por qué dejo de ser un "encanto" y me convierto en un ogro en potencia, y lo único que se me ocurre es estar de morros?

¿Acaso consigo algo?

Por supuesto... consigo que mi novio se agobie... al menos estamos en la misma línea agobiados los dos, nada de sexo, nada de mimitos, nada, de nada, sólo comentarios impertinentes...

Reconozco que he sido insoportable...

Y reconozco que lo que realmente me jodería es pensar cuanto tiempo he estado engañada, los cuernos son lo de menos, la conclusión será la misma, la patada a mi novio será la misma, pero la sensación de engaño, de imaginar que se han reído de mí y yo viviendo en la ignorancia, me hace enfurecer...

Así que asumido que soy una "celosilla", asumido que mi actitud no ayuda en absoluto, y sobre todo poniéndome en el lugar de él... reconociendo que es asfixiante vivir con alguien celoso, él es mucho más celoso que yo cosa que también es un hecho...

Pero eso es otro tema...

La conclusión es clara, yo voy a preocuparme de mi 50% de la relación, voy a cuidarme como al principio, a ponerme una sonrisa por montera, mi disfraz de gatita cuando toqué, y si él decide cagarla hasta el máximo, ya me encargare yo de felicitar a la "afortunada".

Si mi novio no valora la relación, nunca valorara nada...
De todas maneras no hay relaciones fáciles, y no hay un sólo culpable de todo...

Espero que no dejéis que los celos, os hagan la vidilla imposible...

jueves, 15 de marzo de 2012

Yo, el pijama y la depre, las tres Marías

... Vaya que difícil es esto; si me preguntáis hace unas semanas pensaba de mi misma que era pariente directa del trapo que cuelga al lado de la nevera de mi casa, creía que no servía para nada, nada más que para estar colgada de la vida, viendo a todos pasar por mi lado...

Pero como dicen las abuelas "el sol sale todas las mañanas" a mí me dio de pleno, o no sé, el caso es que debió de pasar algo que me despertó de ese letargo, de ese afán de estar en pijama, y ese fervor en huir de la ducha...

Vamos estaba hecha un desastre...

Pase de paño de cocina a cromo no evolucionaba demasiado... simplemente creo que, deje de agobiarme; deje de ayudar a los malos pensamientos, y deje de auto-criticarme constantemente.

Ahora puedo decir que sigo con mi afán de estar incrustada en el sofá, pero por motivos ajenos a la depresión. Solo espero que el trabajo de mi vida venga a buscarme directamente al sofá y me quite todo este tiempo que tengo para pensar.

La pregunta sin respuesta es, ¿Cómo salí de esa micro-depre?. Bueno no sé cómo, pero si sé porque acabe así, tenía una de esas épocas en que todo el mundo y parte del extranjero están en contra mía. Mis amigas me odian, mi novio quiere dejarme, pensamiento persistente donde los allá, al igual que el pensamiento de que todo me sienta como un saco...

Todo estaba mal y yo no tenía la culpa, la farmacéutica me trataba mal, la panadera tres cuartos de lo mismo, mis ganas de hacer cualquier cosa eran iguales a las de tirarme a una piscina de agua putrefacta...

Recientemente me quede sin trabajo porque por una super casualidad innata de mi vida, mis compañeras de trabajo son todas insufribles. Pero desde el positivismo que ahora disfruto tengo que decir que realmente la última; esa mujer era una candidata nata, para hacer un anuncio de estreñimiento...la odie... me fui del curro...

Al día siguiente me enteré de que estaba embarazada... ¿Podía ponerse mejor el asunto? Yo creo que no...

En otro momento os contare como viví todo esto con detalles, lo que hoy quiero es que te reconozcas en mi, y veas que las cosas se ponen muy chungas, pero siempre se sale...



Os podéis imaginar cómo estaba, tocada y hundida, pero aún me quedaban fuerzas para dar unos coletazos, lo que quiero decir con estás líneas, es que en cuestión de unas semanas me hundí, me enterraron, me diagnosticaron, me tacharon de; y lo peor es que yo les creí...

Yo me creí hundida, la depresión y la presión psicológica en la que yo vivía me pesco, pero como un pez  en la orilla di un par de coletazos más...

Y aquí ando, intentando y consiguiendo salir y creerme, que cuando te das cuenta de las cosas, cuando realmente eres realista y eres sincera de corazón contigo y con los demás, las cosas siempre son diferentes a cuando lo único que hacemos es potenciar lo malo.

Pensar que todos y cada uno de los personajes de la película de la vida están en contra nuestra sin ningún sentido aparente es, cómo poco, absurdo y sólo te lo crees tú...

Deja el teatro, no somos actrices, ni vivimos en un culebrón continúo y angustian te, la vida es sencilla, las panaderas y farmacéuticas son iguales que tu, y no son tus enemigos, y así con todo... tú no eres una víctima, no te conviertas en tu propio verdugo.

Yo ya mate a mi "Yo" asesina, es la que me mataba la vida... ahora yo y mi pijama estamos bien.